6 COSAS QUE HAGO PARA MEJORAR MI SALUD

Por muchos años he sufrido de molestias estomacales que me han impedido llevar una dieta normal,  lo cual ha repercutido en mi peso, estado de ánimo y rutina diaria. He visitado diferentes hospitales, mantenido distintos tratamientos, así como probado y modificado listas de alimentos; todo ello con la esperanza de encontrar algo que me ayude a disminuir el dolor.

Enfermarse es algo molesto e irritante, más cuando la cura tarda mucho en llegar y ni qué decir de los padecimientos que se quedan contigo, pues estos pueden llegar a ser muy frustrantes de sobrellevar en el día a día. No tener una respuesta clara ni contar con una solución real para aliviar las molestias es lo que me ha llevado a tomar diferentes remedios y actividades para mejorar mi estado de salud.

Se trata de opciones que me han sido útiles, ninguna es receta del médico, sin embargo su uso no es peligroso (ya lo verán), además se tiene registro de las propiedades de las plantas que incluyo. En pocas palabras, son algunas propuestas que comparto y recomiendo a otros por experiencia propia, las cuales espero que puedan ser útiles para quienes presenten molestias similares a las mías y no sepan qué hacer para aminorarlas.

CUACHALALATE Y MANZANILLA

El té de cuachalalate lo recomiendo al 100%. Desde que inicié con esta bebida las molestias como náuseas e inflamación disminuyeron considerablemente. El efecto lo sentí aproximadamente a los cuatro días, pues ya podía comer sin sentir mucho dolor, lo cual fue de gran alivio, ya que es bastante incómodo tener que probar bocado cuando sientes que te presionan el estómago.

El té de manzanilla lo bebo de manera regular, en desayunos o cenas, pues su sabor dulce va bien con alimentos como fruta o pan. Me ayuda también a desinflamar ya sea el estómago, como el dolor por cólicos.

Extra: el cuachalalate se bebe como si se tuviese un tratamiento. La duración es de 30 días, después de ello se requiere de un descanso de otros 30 días. En lo personal, luego del primer mes ya sólo lo bebo cuando las molestias son demasiado fuertes y constantes, una vez que disminuyen de nuevo (aprox. cuatro días después) lo suspendo. Esto lo hago porque, como en todo, debe existir un balance y dejar que nuestro cuerpo haga su función, claro ya lo ayudamos un poco, pero debemos permitir que continúe por sí mismo.

AGUA CALIENTE

Una botella pequeña o mediada de plástico con agua caliente es un remedio accesible para disminuir la inflamación. Ha sido muy útil para los fuertes cólicos que me dejan muchas veces inmóvil en mi cama. Si te sucede lo mismo, prueba hacer esto (con cuidado de no quemar tu piel) y verás que ayuda a disminuir los calambres.

POMADA DE MANZANA

Desde pequeña esta pomada ha sido mi salvación. Mi mamá comenzó a usarla cuando me sentía mal, ella me daba un masaje en el vientre y minutos después el malestar disminuía o desaparecía. Conforme he crecido esta pomada sigue presente e incluso la utilizo cuando tengo dolor muscular o menstrual. Normalmente la uso antes de dormir para que al despertar el dolor ya no esté.

GRANOLA Y FIBRA

Sólo para el desayuno, tres cucharadas de fibra y dos de granola son suficientes para que mi digestión mejore durante el día. La acompaño con manzana y gelatina (una combinación extraña, pero muy rica y recomendable, si desean probarla 😉 ).

MÚSICA ANTES DE DORMIR

No importa cómo haya sido mí día, muy bueno o todo un asco, me gusta terminarlo con música. No algo demasiado ruidoso como para quitarme el sueño, más bien algo tranquilo que me relaje. A veces elijo soundtracks o canciones donde sé que no se escuchan gritos o sonidos fuertes que me hagan saltar de repente.

JARDINERÍA

Mi gran descubrimiento de los últimos tres meses. Si bien en mi familia siempre ha existido ese interés por la naturaleza, no me había tomado el tiempo necesario para disfrutarla de verdad. Fue hasta hace poco que me dediqué a invertir tiempo en esta actividad, la cual ahora me gusta mucho, además me relaja, pues dejo en pausa todo lo demás para concentrarme en podar, limpiar y regar las plantas. Ver cómo toman fuerza, crecen, florecen o dan frutos ha sido una experiencia gratificante.

Y esto ha sido todo por ahora. Pequeños detalles que han significado mucho para mejorar un poco mi salud. Como dije antes, padecer de molestias a diario es muy cansado, por lo que tener en cuenta algunos cuidados es de gran ayuda, pues tal vez el dolor siga allí, pero en una menor intensidad. Siempre se aprende algo nuevo del mundo, así como de nosotros mismos, tomamos aquello que nos ayuda, desechamos lo que no y continuamos con la vida. Esto ha sido un poco de lo que he conservado a lo largo de los años. Estaré encantada de conocer sus tips para seguir con la mejora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s