¿CÓMO FUE LEER POR SEGUNDA VEZ LA HISTORIA DEL LOCO, DE JOHN KATZENBACH?

Hace cinco años leí por primera vez la historia escrita por Francis y la emoción del pasado regresa con más fuerza. Ahora puedo ver las cosas de manera diferente.

Todos tienen un libro que los guió hacia otros del mismo autor o género, La historia del loco fue el mío. Vuelvo a leerlo y ha sido una experiencia que he disfrutado mucho. Nunca antes había leído un libro por segunda vez, no tengo una razón clara para esto, sólo que me gusta continuar con libros diferentes, sentir que avanzo y descubro nuevas historias. Sin embargo, ahora que regresé a las páginas que no había tocado hace mucho, me di cuenta de lo enriquecedor que es volver.

La primera vez estaba en la preparatoria y esto fue lo que pude percibir de los personajes:

  • Francis “Pajarillo” debía ser protegido de la amenaza que representaba El Ángel. Era muy joven para todo el caos que había llegado a su vida, manejarlo le era muy difícil y su buen corazón estaba en riesgo de sufrir daños irreparables.
  • Peter “El Bombero” había arriesgado mucho por salvar las vidas de quienes quería, dependían o confiaban en él. Era amigo de Pajarillo y lo había ayudado a salir del pozo donde se encontraban.
  • La detective Lucy tenía más temores de los que muchos alcanzaban a vislumbrar, aun con ello, vencía su más grande temor al jugárselo todo por una buena causa. Había encontrado la manera de conducirse en un sitio donde todo le era ajeno y sólo contaba con el apoyo de dos personas recluidas por lo que otros llamaban locura.
  • Cleo, Napoleón, Noticiero, Tomapastillas y El Señor del mal estaban inmiscuidos en un problema que iba más allá de su conocimiento y no habían sido capaces de reconocer del todo el peligro que los rodeaba. “Locos” y “cuerdos” dependían de dos pacientes y una detective con sus propios demonios.
  • El Ángel era un personaje sin historia. Escondido siempre, acechando y apareciendo en los momentos más vulnerables hasta que su buena suerte llegó a su inesperado fin.

Primera conclusión: habían tenido suerte, el valor y la unión de todos los pacientes fue la clave. El futuro de cada personaje no había terminado bien, el panorama de mostraba triste y solitario, pero al final el aprendizaje de su juventud era lo que mantenía a flote a Francis, así como la amistad venida de la locura.

La segunda lectura hizo que la percepción de los personajes cambiara y pude reconocer otras cualidades, así como entender de una mejor manera su rol en la historia:

  • La vulnerabilidad de Pajarillo fue superada por su habilidad para pensar y ver a través de los límites de la cordura, su debilidad convertida en fortaleza. Lo que le hacía distinto e incompetente en la sociedad, dentro del hospital se transforma en una pieza clave para descifrar la serie de asesinatos que, al ser cometidos por un loco, él se vuelve en el único capaz de comprender su forma de pensar y actuar. Ya no lo veo como un chico frágil, sino con potencial, coraje, astucia e inteligencia que, al igual que muchos, pelea contra sus propios miedos, pero con cada batalla se conoce más a sí mismo.
  • El motivo por el cual Peter llega al hospital me sigue pareciendo injusta, pero al mismo tiempo preferible a la cárcel. Su valentía e inteligencia para sobrellevar la situación, aunque es de reconocerse, puedo ver ahora que no le fue tan fácil, pues también se encontraba en una situación delirante que sobrepasaba su capacidad y experiencia, pero es gracias a sus compañeros que él sale a flote.
  • Lucy intenta comprender la locura a partir de pensamientos lógicos, un punto débil que la pone en un peligro mayor. Constantemente trata de encontrar la salida más óptima, pero al final su destino depende de una moneda al aire tirada por un hombre lleno de locura y el resultado puede sólo vislumbrarlo una persona diagnosticada por otros, así como por ella misma, como loca. Ella al final sabe que su mejor apuesta es darlo todo o nada.
  • Cleo, Napoleón, Noticiero, Tomapastillas y El Señor del mal cambian muchas veces de papeles, los que dicen estar cuerdos actúan como locos, y quiénes se les señala como tal, parecen ser los más competentes e inteligentes del lugar. Saben que corren peligro, pero a veces prefieren no pensar en ello. Eso los vuelve vulnerables y por esa razón, Pajarillo, Peter y Lucy son los únicos que los pueden proteger.
  • El Ángel permanece escondido, pero ya no es tan astuto como lo era antes. Tiene puntos débiles, predecibles sólo por la persona menos esperada.

Segunda conclusión: aun en los sitios y situaciones más oscuras o temibles a las que nos podamos enfrentar, la valentía que vive en cada uno de nosotros puede llegar a sorprendernos. Aquello que nos hace diferentes es también lo que nos da la fuerza e inteligencia para ver, pensar y actuar de la forma más apropiada.

Y, si bien, durante las batallas podemos salir adelante por cuenta propia, también debemos saber que no estamos solos, pues siempre habrá personas cerca para apoyarnos, tal vez no en todo el problema, pero nos podrán dar el ánimo necesario para dar el siguiente paso.

No hay duda de que el paso del tiempo es útil y muy necesario, no sólo para madurar, sino para vivir diferentes experiencias que aumenten nuestro conocimiento. Regresar a esta historia me sirvió para darme cuenta de cómo han cambiado las cosas y ver aquello que antes pasó desapercibido.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s