GRACIAS 2018 – QUE GUSTO 2019

El último día del año está cargado de recuerdos y expectativas, por una parte nos damos el momento para reflexionar sobre las decisiones o experiencias que, en su momento, pusieron todo patas arriba y exigieron de nosotros paciencia, valentía e inteligencia para resolver la situación, adaptarse a ella y con ello continuar con lo siguiente.

A la par de esto se hallan las esperanzas, deseos y planes para los días que vienen. Nos llena de emoción el inicio de un nuevo año porque todo es posible, tanto lo espectacular como lo que puede salir mal, pero eso no importa, pues hemos aprendido durante los últimos 365 días del 2018 a valorar lo que tenemos, así como a reconocer nuestra capacidad para salir adelante, a pesar de lo mala que sea la situación.

Con lo viejo inicia lo nuevo. Nuestra historia crece un poco más, se nutre de conocimiento, anécdotas, retos, triunfos, fracasos, personas buenas y también de una que otra que no lo fue. Un nuevo año no se trata de desperdiciar u olvidar el pasado, pues haya sido agradable o no siempre tiene alguna enseñanza, más bien es la oportunidad de reflexionar y sopesar los recuerdos que nos sirven e iniciar una vez más con la experiencia adquirida.

Personalmente, y de forma muy breve, el 2018 tuvo situaciones en las cuales debí demostrar paciencia conmigo misma, así como valorar el apoyo, consejo y compañía de los demás. No es que hubiera problemas, sino que en momentos donde los cambios fueron constantes uno suele exigirse demasiado para no dejarse llevar por la ansiedad y temor de no saber qué rumbo tomar. Ahora hago una recolección de todo lo relevante y útil para los días del 2019: No apresurarme ni angustiarme por el siguiente paso o movimiento en mi vida, pues nada esta escrito, siempre puede surgir algo que sorprenda y modifique el plan que tan estresadamente tenía ordenado.

Lo viejo: no sirvió de nada estresarse, pues la situación se resolvió sin tanto embrollo y la vida no se terminó por tal o cual conflicto.

Lo nuevo: no vale la pena mortificarse de más. Hazlo, si sale bien, genial, si no, pasa a lo que sigue. Ya veremos qué nuevas cosas hay que aprender este año, por el momento tienes anécdotas que retomar como ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s