NO EXISTE UN CAMINO ÚNICO

Una frase que definitivamente se puede aplicar para muchas cosas: cumplir alguna meta o sueño, elegir una profesión, llegar a algún sitio de la ciudad (en eso soy una experta y no precisamente porque sepa muchos caminos, sino que soy tan mala en eso de la orientación que no tengo otra opción que llegar a mi destino por rutas alternas)… aunque me gustaría ocuparla en esta ocasión en un campo que tal vez no sea muy habitual u obvio, pero si que afecta a muchos buenos lectores. 

En esta nota que también podría titularse “Lo que callamos los lectores”, les presento: No hay una única manera para iniciar en el camino de los libros.

Podemos llegar por varios caminos, ya sea por las sugerencias hechas por nuestros padres, maestros o amigos, como por el repentino cruce de caminos que nos llevó a tener un libro en nuestras manos. La verdad no creo que la ruta importe mucho, más bien tengo la firme creencia de que es el libro en sí lo que en realidad influye.

Tal vez la ruta que me llevó a leer El higo más dulce, primer cuento que me impresionó, asustó y enamoro de mi infancia, no coincida mucho, o en nada, con la que tuvo cada uno. Habrá quienes descubrieron nuevos mundos cuando eran muy pequeños, otros en su adolescencia, durante un largo viaje, un nuevo comienzo, etc. O, incluso existen aquellos a los que este universo de posibilidades apenas está por iniciar.

¿Qué importa si fue un libro de ciencia ficción, misterio, romance o erotismo lo que nos llevó a amar la literatura? ¿Es uno mejor que otro?Si no iniciamos con los clásicos ¿nos convierte en malos lectores? 

POR SUPUESTO QUE NO

La esencia de cada historia, lo que nos hace sentir y soñar, lo que nos mantiene despiertos en las noches y atentos a cada página, es lo que en verdad importa. ¿De qué sirve leer lo que otros pueden considerar bueno e importante si no experimentamos una emoción que nos motive a continuar?

No digo que todos estén equivocados o que dejemos de recibir sugerencias de otros lectores, pues esto limitaría el crecimiento y expansión de la literatura. Más bien me gustaría animarlos a aceptar los comentarios sin dejar que estos influyan ni menosprecien las historias que aman y que les interesa leer, pero que no saben si hacerlo debido al qué dirán.

Es un mundo enorme, con muchas cosas por hacer, descubrir y con rutas infinitas para hacerlo. Sígamos aquella que nos haga felices, pues ¿Quien sabe qué universos nos depararán las páginas?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s